CADA LOCO CON SU TEMA

06/11/2013

Casi todo el mundo tiene aficiones u obsesiones ocultas . Bueno, me he expresado mal, no son ocultas pero su entorno menos cercano pueda que las desconozca.

Estas aficiones van desde poseer una gran colección de botas, vestidos u otros objetos de valor subjetivo hasta las completas colecciones de sellos, monedas , cromos...o estar siempre a la última en cuanto a modelo de móvil se refiere. Los más atrevidos se obsesionan en automachacarse en el gimnasio... Para gustos colores y cada “loco” con su tema.

La mía no es una rareza entre las rarezas, más bien es, de entre todas, de las más normalitas.

Se trata de los videojuegos, las videoconsolas, las maquinitas retro ¡vaya!

Seguramente esta afición tenga un explicación sencilla. El hecho de haber estudiado la E.G.B. en una ciudad distinta a la de mi residencia supuso un gran apoyo para avivar esta afición. Todos mis amigos podían quedar por las tardes menos yo, pues la distancia no me lo permitía y las maquinitas, en aquel entonces Game&Watch de Nintendo, me acompañaban muchísimas tardes.

 

Fuimos evolucionando con los años y el primer ordenador MSX llegó a mis manos. La friolera de 16kb tenía la potente máquina...Toda una bestia! Incluso llegué a tener el MSX de 64kb! Toda una revolución! (hoy en día un simple Word ocupa más que toda la memoria de esos ordenadores)

Pero el mundo de las videoconsolas se hacía fuerte y pude tener la esperada Game Gear de Sega.

Pasando después por la Megadrive, Supernintendo, GameBoy... y un largo sinfín de videoconsolas.

El peor recuerdo de aquella época es el dinero que costaban los juegos, así que con extrema habilidad, los niños descubrimos “el intercambio”, que era más barato y nos venía bien a todos, claro que esto suponía que tu colección particular fuera más bien humilde y sencilla, pero eso te permitía exprimir al máximo cada juego.

 

Moraleja: que cuando eres pequeño tienes TODO el tiempo del mundo para jugar pero careces de poder adquisitivo para hacerlo y cuando creces la “tortilla” da la vuelta, tienes para comprar pero no dispones de tiempo para jugar. Toda una “injusticia”, vaya¡

 

Así pues, hoy, mi afición no es otra que la de adquirir todas aquellas videoconsolas y game&watch que marcaron mi infancia para, en un futuro, poder volver a disfrutar de ellas, tanto de las que tuve como de aquellas otras que jamás estuvieron a mi alcance y siempre anhelé.

 

Cierto es que hoy dia existen muchos emuladores de dichas consolas, pero la esencia de jugar con la original no hay nada que lo sustituya.

 

Así que si tenéis alguna maquina tirada , abandonada, olvidada en algún cajón, sabed que aquí le espera una casa!

 

Cada loco con su tema!

Comentarios

¡Ojalá todos los locos tiraran por ahí! A mi me parece muy bonito intentar recuperar "buenos tiempos" es una forma muy sana de vivir y de aferrarse a las buenas cosas. Y más importante aún dedicarte tiempo, cuando eres adulto, a cosas que te hacen sentir bien, algo que se nos olvida cuando somos "mayores" . Solemos pensar hacia afuera y no pensamos en que hay cosas muy sencillas que nos dan momentos de felicidad, solo buscando un poco dentro de nosotros así que creo que eres un "loco" muy afortunado.

Añadir nuevo comentario